La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios es una Institución religiosa de confesionalidad católica y sin ánimo de lucro, que promueve la ayuda a necesitados y enfermos en los ámbitos social y sanitario. A través de la Hospitalidad fomentamos una asistencia integral y humanizada guiada por nuestros valores: calidad, respeto, responsabilidad y espiritualidad. Estamos presentes en 53 países de los cinco continentes, con unas 391 Obras Apostólicas, 1.045 Hermanos, más de 40.000 Colaboradores, 33.000 plazas sanitarias y sociales y más de 20 millones de beneficiarios.

Contribuimos a generar un desarrollo social más justo. Intervenimos, a través de diversos programas socio-sanitarios, en aquellos colectivos que precisan nuestra ayuda. Con la participación de Colaboradores y Voluntarios, hacemos llegar nuestros programas de atención integral a todas las partes del mundo y formamos una de las mayores organizaciones internacionales de cooperación sin ánimo de lucro del mundo.

 

Nuestra acción se proyecta en Hospitales, Centros Asistenciales, Centros de Salud, Servicios Sociales y Comunidades de religiosos. Todos los Centros se caracterizan por su pluralidad y, sobre todo, por un compromiso social compartido con muchas otras instituciones de carácter público, eclesial o privado con las que existe una afinidad en la motivación y una visión compartida.

Esta predilección por las personas más vulnerables, sea a causa de su enfermedad o por su limitación de recursos, nos lleva a la puesta en marcha y desarrollo de programas internacionales de acción social y de salud.

 

 

Valores

La Hospitalidad es nuestro valor central, que se expresa y se concreta en los cuatro valores guía:

CALIDAD

La entendemos como la excelencia profesional en la atención integral al paciente, poniendo a su disposición los medios técnicos, humanos y espirituales que precise en cada momento.

RESPONSABILIDAD

La asumimos como una obligación con los usuarios, el medio ambiente y hacia los ideales de San Juan de Dios y de la Orden. Siendo capaces, a su vez, de aplicar la ética y una justa distribución de los recursos de los que disponemos en todas las actividades que llevamos a cabo para la adecuada sostenibilidad de los Centros.

RESPETO

Consideramos al usuario de nuestros Centros en su dimensión humana como el centro de nuestra atención, teniendo en cuenta sus derechos y decisiones e implicando en el proceso a los familiares. Promovemos la justicia social y los derechos civiles y humanos.

ESPIRITUALIDAD

Acoge como valor el ofrecimiento de atención espiritual hacia todos los usuarios, pacientes, familiares y profesionales -sea cual sea su confesionalidad- considerando sus necesidades religiosas y contribuyendo, de esta manera, a la Evangelización.

Principios

  1. Afirmamos que el centro de interés es la persona asistida.
  2. Promovemos y defendemos los derechos del enfermo y necesitado, teniendo en cuenta su dignidad.
  3. Nos comprometemos en la defensa y promoción de la vida humana: desde su concepción a la muerte.
  4. Reconocemos el derecho de las personas asistidas a ser convenientemente informadas de su situación.
  5. Impulsamos la asistencia integral, basada en el trabajo en equipo y el equilibrio entre técnica y humanización.
  6. Observamos y promovemos los principios éticos de la iglesia católica.
  7. Consideramos elemento esencial en la asistencia la dimensión espiritual y religiosa como oferta de curación y salvación, respetando otros credos y planteamientos de vida.
  8. Defendemos el derecho a morir con dignidad y a que se respeten y atiendan los justos deseos de quienes están en trance de muerte.
  9. Cuidamos la selección, formación y acompañamiento de los Colaboradores, teniendo en cuenta: su preparación, competencia profesional y sensibilización ante los valores y derechos de las personas.
  10. Observamos las exigencias del secreto profesional y tratamos de que sean respetadas.
  11. Valoramos a los Colaboradores, haciéndoles partícipes de la misión de la Orden, en función de sus capacidades y áreas de responsabilidad.
  12. Respetamos la libertad de conciencia y exigimos respeto a la identidad de los Centros.
  13. Nos oponemos al afán de lucro; por tanto observamos y exigimos que se respeten las normas económicas y retributivas justas.

 

Estructura

La Orden está organizada de la siguiente manera:

 

La Orden Hospitalaria se divide, a nivel mundial, en 21 Provincias, 1 Vice-Provincia, 1 Delegación General y 7 Delegaciones Provinciales

PROVINCIA

Territorio constituido por un cierto número de Obras Apostólicas
y Comunidades de Hermanos, entre las cuales existe una especial relación de hermandad y servicio apostólico, bajo la guía de un Superior Mayor llamado Provincial.

 

COMUNIDADES

Constituidas por un número de Hermanos para el ejercicio de una misión concreta y la participación en la vida fraterna, bajo la guía de un Superior Local.

 

OBRAS APOSTÓLICAS

Son Estructuras en función de una determinada misión asistencial, bajo la dirección de un Gerente, con autoridad delegada del Hermano Provincial.

 

Nuestra Provincia

La Provincia Sudamericana Septentrional fue fundada como Viceprovincia en 1979 y está dedicada al Patrocinio de Nuestra Señora y al Venerable Padre Francisco Camacho. Actualmente, contamos 15 Centros, 27 Hermanos, más de 2350 profesionales y cerca de 1000 voluntarios que atienden a más de 891.000 personas anualmente.

Todas nuestras acciones están gestionadas por la Curia Provincial, formada por un equipo interdisciplinar de Hermanos y Colaboradores encargado de dar soporte a los Centros en diversos ámbitos.

A través de nuestros Centros, proyectamos los fundamentos de la Obra de San Juan de Dios. La solidez que proporcionan nuestros hospitales, con larga tradición histórica y profesionalidad contrastada, ha logrado que seamos una Institución de referencia en el campo sanitario.

Las nuevas necesidades de la sociedad han provocado una serie de respuestas por nuestra parte que han implicado ampliar el abanico de programas y centros, diversificando nuestra labor al máximo. Nuestro trabajo sale cada vez más de los hospitales y de los centros asistenciales y se extiende a prevención y educación de la salud, rehabilitación, reinserción social y salud comunitaria.

 

OBJETIVOS ESTRATÉGICOS DE NUESTRA PROVINCIA

 

Fortalecer nuestras competencias organizacionales para afianzar nuestra identidad e imagen.

Implementar el sistema de gestión de calidad integral en los servicios y procesos, que al operar coherentemente establezca la conducción de las obras de la provincia, considerando sostenibilidad, auditabilidad, calidad total, carisma y la institucionalización de la marca.

Impulsar alianzas estratégicas que permitan potenciar las obras de la OH en la Provincia.

Fortalecer la corresponsabilidad entre hermanos y colaboradores.

Adaptar la oferta de servicios de manera flexible, a fin de desenvolvernos eficientemente en los diferentes entornos.