Novedades

 

¡Semana Misionera Hospitalaria 2016! - “Enviados por Jesús a proclamar el reino, curando enfermos"

Orden | Septiembre 2016

Compartimos este folleto preparado por la Curia General, con motivo de ésta celebración, del 17 al 23 de octubre; en el marco de la Jornada Mundial de las Misiones que celebra la Iglesia con el lema: "Iglesia Misionera, testigo de misericordia"

¡Semana Misionera Hospitalaria 2016! - “Enviados por Jesús a proclamar el reino, curando enfermos

¡Hoy inicia en el mundo la Semana Misionera Hospitalaria!
El lema de nuestra Orden para esta jornada es: “Hospitalidad en Salida”
Pueden descargar el folleto, clicando Aquí.


Compartimos estas palabras de nuestros Hermanos de la Curia General en Roma:

Queridos Colaboradores, Voluntarios , Hermanas y Hermanos:

Este año la Iglesia toma como lema para el DOMUND: Iglesia Misionera, Testigo de Misericordia. Desde esa perspectiva y como Familia Hospitalaria recogemos esta invitación, llamados a ser testigos de que el Cristo compasivo y misericordioso del Evangelio, permanece vivo entre los hombres. Esta afirmación encierra la filosofía de una misión concebida como don de Dios y una responsabilidad ineludible con la historia en favor de la humanidad. Hay una inspiración y un estilo, un modo de proceder, que se ha convertido en patrimonio de nuestras instituciones hospitalarias.

y desde esa realidad pronemos para nuestra semana de oracion-reflexion Misionero-Hospitalaria el texto del evangelista Lucas: “Enviados por Jesús a proclamar el Reino, curando enfermos” (cfr. Lc. 9, 1-2)

Hacemos lectura de este texto desde la Hospitalidad que es nuestro valor central y que se expresa: Amor, acogida, servicio, fraternidad, solidaridad, justicia, defensa de la vida, gratuidad, acoger al otro-dejarme acoger, reciprocidad, gratuidad, sorpresa (Hb.13,2), y otros valores que ponemos a vuestra consideración para cada día de esta semana, como un acicate a renovar nuestra creatividad en la expresión de nuestro compromiso Misionero-Hospitalario.

Lo valores no se sirven en bandeja. Se descubren. Debemos rescatar nuestros valores, procurar que estén presentes en todos los ámbitos de nuestra vida y acción, evitando así un deterioro de la calidad de vida, de las relaciones sociales, y evitar así ser una masa de anónimos. Sin los valores no somos seres humanos.

Los valores brotan en la relación viva y comprometida de cada persona con las realidades que forman su entorno. El valor va siempre vinculado a la vida creadora, que es vida de participación, amor y encuentro, es la vida del Espíritu. Para descubrir que ayudar a un desvalido encierra un gran valor no basta leer un tratado sobre la piedad; hay que ponerse a la obra, salir al encuentro de la persona necesitada y comprometerse con su situación. Este compromiso implica dejar de lado intereses particulares, renunciar a gratificaciones que suponen para nosotros un valor efémero; para encontrarnos con el don de Dios, es su Espíritu es que nos hace vivientes.

Os saludamos unidos en la oración y en el desafío de sentirnos ungidos por el Espiritu en HOSPITALIDAD y enviados por Jesús a proclamar el Reino, ejercendiendola por todo el mundo, curando a los enfermos, al estilo de nuestros fundadores San Juan de Dios y San Benito Menni.