Novedades

 

La Salud Mental: Un asunto abandonado y lleno de prejuicios sociales

Perú | Julio 2016

Compartimos este reportaje publicado en el Diario Correo, el pasado 23 de Julio, donde se visibiliza la problemática de la Salud Mental en el país y al Centro de Reposo SJD Piura como una alternativa de solución.

La Salud Mental: Un asunto abandonado y lleno de prejuicios sociales

Por: Amet Aguirre – Diario Correo

Gestionado por: Oficina de Comunicaciones CRSJD Piura

Desde el 2006 no se realiza un estudio para conocer la cantidad de persona con algún problema mental. A esto se suma el hecho que la sociedad en general se avergüenza de padecer alguna patología emocional. En tanto, en el norte del país existe un solo establecimiento para hospitalización de pacientes: El Centro de Reposo San Juan de Dios – Piura.

La depresión es cuando uno pierde algo: una novia, un amigo, un padre, un hijo. Se rompe un lazo afectivo. Hay tristeza, apatía, ansiedad, ganas de llorar, aburrimiento, fastidio. Se comienza por perder el sueño, da insomnio, se pierde la sensación de placer, las ganas de disfrutar las cosas que siempre han gustado.
 
Sin embargo, a pesar de que esta patología es cada vez más común, según explica el psiquiatra Getulio Bastardo, son pocas las personas que buscan ayuda médica para tratarse. Esta situación sucede, entre otras cosas, por el estigma social, es decir, por los prejuicios que tiene la población respecto a los centros de atención mental.


ESTIGMA. “Se le debe quitar a la gente de la cabeza el prejuicio de que los psiquiatras solo tratamos locos. El psiquiatra está formado para tratar muchos tipos de trastornos emocionales”, sostuvo Bastardo. Él trabaja en el Centro de Reposo San Juan de Dios, el único centro especializado en salud mental en la región norte del país.
 
“Salud mental es un término más amplio, no solamente abarca problemas severos, sino que también hay leves, así que cualquier persona puede tener algún problema emocional”, comentó Carmen Vázquez, trabajadora de la misma institución. Ella recordó el caso de una niña, víctima de bullying debido a su peso. La pequeña cayó en depresión y tuvo que ser medicada para mejorar su estado. “Esa niña no está loca, tiene la autoestima baja. No por ese estigma su mamá la dejó de traer aquí”.
 

PACIENTES. Desde el 2006 no se ha realizado un estudio que contabilice los casos de personas que padecen alguna enfermedad mental en Piura. Por ello, no se puede saber con exactitud la gravedad del asunto en la región.  Sin embargo, el gerente del Centro de Reposo San Juan de Dios, Juan Carlos Puruguay, indicó que solo en dicha institución se atiende a más de 500 pacientes cada mes.
 
“El tema de la salud mental ahora mismo está teniendo cierta incidencia, se ha incrementado debido al tiempo convulsionado que vivimos”, precisó Puruguay. Además, detalló que según los casos que recibe San Juan de Dios, la patología que más predomina dentro del centro es la esquizofrenia, seguida de la depresión y luego la ansiedad.
 

OLVIDO. “La Salud Mental está bastante abandonada por el Ministerio de Salud, hay pocos especialistas en el norte (...) Faltan profesionales, falta estructura, falta logística. Se tapan los ojos ante los transtornos mentales, y al taparse los ojos no tiene si quiera datos de cuántos pacientes tienen alguna enfermedad”, criticó el psiquiatra Pablo Aguirre.
 
San Juan de Dios tiene 70 camas para hospitalizar a los usuarios. Esto, evidentemente, es una cifra muy reducida, teniendo en cuenta la población no solo de Piura, sino también de Tumbes, Cajamarca y Lambayeque, las regiones vecinas. Pues, solo existen 10 establecimientos con servicio de hospitalización en psiquiatría en todo el país.
 
De ellos, 3 se encuentran en Lima, y uno en Loreto, Arequipa, Ica, Junín, La Libertad y Tacna, respectivamente, según un informe de la Defensoría del Pueblo. El psiquiatra Diego Neyra también señaló la “desatención” del Estado respecto a los problemas en materia mental y dijo que uno de los principales radica en la organización del servicio hospitalario. “Nuestro principal problema sería desarrollar una estructura que permita la atención y la cultura de estos problemas a nivel regional”.
 

DESFILE. A pesar de todos los problemas que pesan sobre la salud mental, el día de ayer los pacientes del centro de reposo celebraron las Fiestas Patrias con un desfile y la presentación de diferentes números artísticos. “Soy peruano de la raza de Túpac Amaru y Wiracocha. Del Amazonas, del Misti, del Huascarán, de los Moches y Chimú, de Sipán, de Chavín. Soy peruano del majestuoso imperio de los incas”, declamó con fervor uno de los pacientes.
 
Asimismo, Mario, el paciente más antiguo de San Juan de Dios, participó de dos bailes. La silla de ruedas en la que se traslada no fue obstáculo para divertirse al lado de sus 35 compañeros que pudieron participar de la celebración. Con ayuda del personal que labora en la institución incluso presentaron una gran serpiente de cartón en un baile.