Novedades

 

San Ricardo Pampuri: Modelo de Fe, oración, amor y caridad

Orden | Mayo 2017

Recordamos todos los 01 de Mayo, la figura de nuestro Santo Hospitalario. En su vida profesional puso en práctica su fe y su sentido agudo de la Misión.

San Ricardo Pampuri: Modelo de Fe, oración, amor y caridad

Erminio Filippo Pampuri, conocido con el nombre de San Ricardo Pampuri nació cerca de Pavia el 2 de agosto de 1897, decimo hijo de una familia de once hijos. Se quedó huérfano de madre con tan sólo tres años y, en 1907 también falleció su padre. Por ello lo crio una tía suya. Siendo joven estudiante formó parte de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

Al terminar sus estudios de medicina, cuando sólo tenía 24 años, fue médico rural, oficio que ejerció con fervor y piedad. En su vida profesional puso en práctica su fe y su sentido agudo de la Misión. Le dijo a su hermana, con la que se escribía a menudo: «Reza para que el orgullo, el egoísmo y cualquier otra pasión negativa no me impidan ver siempre al Cristo que sufre en mis enfermos, para que pueda curarlos y consolarlos. Con este pensamiento siempre vivo en mi espíritu, el ejercicio de mi profesión debería parecerme siempre agradable y fecundo».

Escribió: «Dios mío, quiero servirte con perseverancia y con gran amor: hacia mis superiores, hacia mis hermanos, hacia los enfermos, que son tus hijos predilectos. Concédeme la gracia de servirles cómo te serviré a ti». Tras su muerte, el 1 de mayo de 1930, su fama de santidad se difundió primero por toda Italia y después por Europa y por el mundo. Se han atribuido varios milagros a su intercesión. Aún hoy en día muchos peregrinos visitan la iglesia parroquial de Trivolzio, lugar donde se encuentran sus reliquias.
 
En su canonización, el 1 de noviembre de 1989, el Papa Juan Pablo II dijo en su homilía: “La vida corta pero intensa del Hermano Ricardo Pampuri es un estímulo para todo el pueblo de Dios y sobre todo para los jóvenes, para los médicos y para los religiosos».
 
San Ricardo Pampuri que muchos jóvenes de la Orden aprecian y veneran con piedad y devoción sigue siendo un modelo de fe y de oración, de amor y de caridad para los jóvenes de hoy en día. Humilde discípulo de Cristo según el estilo de San Juan de Dios, él estaba embebido de humanidad en el don generoso de su ser al servicio de sus hermanos y hermanas enfermos.
 
Le pedimos, por todos nuestros Hermanos y Colaboradores de San Juan de Dios en el mundo, que rece e interceda por nosotros.