Novedades

 

"Dejémonos iluminar el corazón por la luz que brilla en la gruta de Belén"

Provincia | Diciembre 2013

Mensaje de nuestro Superior Provincial, el Hermano Félix Acuña, a todos los Hermanos, Colaboradores y Amigos por Navidad

Hermanos, Colaboradores y Amigos.

 

Estimados todos,

 

En principio quiero tener unas palabras de agradecimiento a Dios y a ustedes. A Dios que nos ha permitido este año vivir con intensidad momentos y experiencias muy profundas y enriquecedoras. El Año de la Fe en la Iglesia Universal, la Visita Canónica General a nuestra Provincia que acabamos de clausurar y ahora la Navidad. A ustedes por todo el bien que realizan en cada uno de nuestras Comunidades y Centros. Nuestras Sedes están creciendo, y ello es gracias al esfuerzo cotidiano y de equipo que emprenden en cada proyecto por mejorar la vida y las condiciones de las personas que asistimos y cuidamos: los enfermos y sus familiares. La Visita Canónica General  ha sido una vez más la constatación  in situ de la vitalidad de nuestro carisma de la Hospitalidad, y del sin fin de oportunidades que nos permite experimentarla en cada uno de nuestros países, a pesar de las limitaciones que podamos encontrar en nuestro entorno. La Visita es y ha sido como un Pentecostés, una  fuerza del Espíritu de Jesús que necesitamos siempre para echar a caminar con ilusión el sueño de San Juan de Dios. 

 

Y como punto central de todo ello, celebramos el misterio de la Navidad: el nacimiento de Jesús, la venida de Dios a nuestra vida y a nuestra tierra. Por ello la Navidad es una fiesta que toca muy fuerte el corazón de las personas que están en nuestro entorno y alienta nuetra esperanza.

 

Celebramos el nacimiento de Jesús dirigiendo nuestro saludo y cariño a nuestros enfermos y sus familiares que se encuentran estos días acogidos en nuestros Centros. A los Hermanos y Colaboradores que cada día hacen de la Hospitalidad el valor central de nuestra vida.La Hospitalidad en clave de Navidad aparece como una visión muy fuerte, como la estrella en el horizonte para indicarnos dónde y en qué condiciones está Cristo. Y qué camino debiéramos tomar a la hora de elegir lo esencial y lo más importante en nuestra vida, aquello que le da sentido. 

 

Hay que continuar fortaleciendo nuestra vida religiosa, nuestra vida espiritual y nuestra misión en la Hospitalidad. Como religiosos y Colaboradores vamos a afrontar grandes desafíos, sin negar que también hay signos de esperanza, más cosas y experiencias que nos unen y nos hacen fuertes. El crecimiento y desarrollo de nuestros Centros, el deseo de trabajar como una voluntad organizada y con miras altas, no pueden tener éxito sin una referencia a los valores de San Juan Dios y al encuentro con Dios que nace en Belén: Jesucristo. 


Les invito a que contemplemos juntos este gran misterio del Amor de Dios. Dejémonos iluminar el corazón por la luz que brilla en la gruta de Belén. Vivamos con esperanza y mucho ánimo estas fiestas de Navidad bajo la mirada amorosa de María, ella nos ayude a vivir una buena Natividad del Señor. 

 

En nombre de los Hermanos del Consejo Provincial y del Equipo de Curia en Lima, de corazón les deseo a todos y todas una Santa Navidad y un Feliz Año Nuevo. 


    

Hno. Félix Acuña OH.  

 

Provincial