Novedades

 

La nueva vida del Saint Joseph

Orden | Noviembre 2014

Reproducimos esta entrevista, hecha desde Monrovia al equipo de Juan Ciudad ONGD, que junto con algunos miembros del Hospital Saint Joseph, nos relatan sus vivencias, tras sobrevivir al Ébola y reabrir este centro Juandediano, tras cuatro meses de lucha

La nueva vida del Saint Joseph

Vía: El País – España: http://politica.elpais.com/ 

 

El pasado mes de julio, el ébola se coló en el Hospital Católico Saint Joseph de Monrovia dejando tras de sí un dramático rastro de nueve muertos, entre ellos el religioso español Miguel Pajares. El hospital, que se había labrado un reconocido prestigio tras medio siglo de vida, tuvo que cerrar sus puertas. Se enterró a los fallecidos, se quemaron colchones, cortinas, libros y todo lo que pudo estar expuesto al virus, se desinfectaron las instalaciones y, en las últimas semanas, se llevaron a cabo obras para adaptar el centro a los nuevos tiempos. Los doctores Senga, Fanta y Aroh, tres médicos que trabajaban allí, que se contagiaron y pasaron su infierno particular, tres supervivientes del ébola, aportan ahora su experiencia en la formación del personal. Tres meses y medio después, el Hospital Católico Saint Joseph renace de sus cenizas.

Los obreros van y vienen. Huele a pintura, a lejía. Un camión cargado de cajas con ayuda humanitaria aparca junto al almacén. En el interior del hospital, los enfermeros y auxiliares se prueban una y otra vez el PPE (Equipo de Protección Personal, el famoso traje de astronauta) y dan sus primeros pasos con él. A partir de ahora, al menos mientras se mantenga activa la epidemia de ébola en el país, tendrán que usarlo ante todo caso sospechoso que se presente, pero también en quirófanos y paritorios, donde el contacto con fluidos es constante. “Hacer una cesárea con PPE es como conducir borracho”, asegura el ginecólogo Rudy Lukamba, “pero hay que adaptarse”

 

Puede leer el artículo completo, clicando aquí.