Novedades

 

Hace un siglo

Orden | Febrero 2019

Breve memoria del Capítulo General de 1919.

Hace un siglo

Tras un año de la firma del armisticio de 1918, que marcó el final de la primera guerra mundial, el Padre Agostino Koch, Vicario General, logró, a pesar de las numerosas dificultades, convocar el 50° Capítulo de la Orden. El Capítulo debía haberse celebrado a finales de agosto de 1919 en la Casa de Zizers (Suiza), de los hermanos de Baviera, y donde residía desde 1915, cuando Italia entró en guerra.
 
Pero, a causa de algunas dificultades imposibles de superar, se aplazó su celebración, finalmente fue en Roma del 1 al 11 de noviembre de 1919. Por fin, treinta capitulares procedentes de las ocho Provincias de la Orden (Romana, Lombardo-Véneta, Francesa, Austriaca, Bávara, Húngara, Silesiana, Española) llegaron a la Isla Tiberina, a pesar de la difícil situación en la que se encontraba Europa tras el sangriento conflicto y a pesar del sufrimiento de la Orden afligida por el fallecimiento de numerosos hermanos jóvenes que se vieron obligados a alistarse y que se convirtieron en enemigos en el frente occidental y oriental.
 
Leyendo las actas se entiende que las labores capitulares fueron intensas y difíciles por los asuntos tratados: crisis de las vocaciones, nueva estructuración geográfica de las Provincias tras la desaparición de la monarquía Austro-Húngara y revisión de las Constituciones. También se trataron temas más triviales como la propuesta de poner lámparas votivas en la Basílica de Granada y algunas indicaciones sobre como organizar los Archivos Provinciales.
 
El Capítulo de 1919 fue realmente peculiar porque la Congregación para los Religiosos anuló la elección del Padre Agostino Koch por ser sacerdote, y optó por designar a un Superior General que fuera solamente hermano, el Hno. Celestino Castelletti. El cual se despidió de los capitulares pidiéndoles que fueran caritativos con los enfermos, con los hermanos y con los jóvenes, formándoles y corrigiéndoles con el fin di darle a la Orden buenos Religiosos.