Novedades

 

Entrevista a la colaboradora de la Curia General Silvia Farina

Orden | Enero 2019

Juntos, vivimos la Hospitalidad

Entrevista a la colaboradora de la Curia General Silvia Farina

La colaboradora de la Curia General de la Orden Hospitalaria, Silvia Farina vive su sexto Capítulo.  

Mientras los capitulares viven esta semana de trabajo con los colaboradores llegados de todo el mundo, entrevistamos a Silvia, lleva 23 años trabajando en la secretaría de la Curia general de los Hermanos de San Juan de Dios y ha participado a seis Capítulos como miembro de las Comisiones preparatorias o de logística.

¿Qué significa para ti la noción de Familia Hospitalaria como colaboradora laica?
Más que una noción, para mi es una realidad concreta que vivo cada día, no sólo en mi trabajo, sino también en mi forma de ser. Tras tantos años al servicio de la Orden Hospitalaria, siento un gran apego hacia la figura de San Juan de Dios cuya vida para mi es un ejemplo importante. Su vida es una fuente de esperanza para todos nosotros, sea cual sea nuestra situación: enfermos, pobres, personas en buen estado de salud… nos dice a todos que nada está perdido, que siempre queda algo de esperanza. Basta leer su historia para comprender que él mismo, fue abandonado cuando no era más que un niño, desempeñó muchos oficios para sobrevivir, al final encontró su camino, el camino para el cual Dios lo llamó. Y eso es lo que nos dice hoy: Dios tiene un plan para con nosotros, y nosotros debemos seguirlo.

¿Qué representa para ti la figura del Hermano de San Juan de Dios?
Creo que todos, hermanos y colaboradores, tenemos que cumplir una misión común, la de estar al servicio del prójimo. Aunque es cierto que el hecho que los hermanos entreguen sus vidas a Dios y a los más débiles hace que tengan un estatus particular. Esto lo vemos claramente cuando visitamos los centros, los hermanos tienen una relación privilegiada tanto con las personas atendidas como con los colaboradores. No es raro ver a gente pidiéndoles un consejo o unas palabras de consuelo, etc. ¡Al fin y al cabo esto no es ni más ni menos que la pastoral! De la misma manera, nosotros, lo colaboradores laicos, también podemos aportarles algo bueno a través de nuestra labor profesional y adoptando su planteamiento de vida: hacer el bien de la mejor forma posible.

¿Cómo ves el futuro de la hospitalidad en la Orden?
Es difícil contestar a este tipo de preguntas. Yo creo que el futuro se desarrollará de forma diferente, en función de las culturas y de las realidades que son muy diferentes a un lado y al otro del planeta. Habida cuenta de los cambios de nuestra sociedad actual, en evolución permanente, también la hospitalidad debe evolucionar. A nosotros nos compite decidir como adaptarla para que responda a las necesidades de la sociedad actual. Manteniendo nuestra identidad basada en el valor de la acogida incondicional de todas las personas con dificultades.