Novedades

 

Encontrar una nueva forma de vivir la Hospitalidad

Orden | Enero 2019

En las palabras del Hno. Parfait Tchaou, de la Provincia de San Ricardo Pampuri de África.

Encontrar una nueva forma de vivir la Hospitalidad

Entrevista al Hno. Parfait Tchaou, de la Provincia de San Ricardo Pampuri de África, es el hermano más joven del Capítulo General. 

Hermano Parfait, usted es el más joven y también uno de los dos escrutadores nombrados por este Capítulo. ¿Qué significa esto para usted?
Ser escrutador significa ayudar al presidente del Capítulo cuando llegue el momento de las elecciones. Estaremos ahí para ayudar y organizar, para recoger las papeletas y también para el recuento de los votos. ¡No es más que un servicio! En cuanto al hecho de ser el más joven, significa que ante todo es mi primer Capítulo General. Un Capítulo, aun más si es General, es un momento importante para una Congregación. Concierne a toda la Orden en su universalidad, con decisiones que hay que tomar en cuanto a las orientaciones y al nuevo camino que habrá que seguir en la vida de nuestra Orden en los próximos 6 años. Para nosotros, los jóvenes que vivimos esta experiencia por vez primera, es una alegría poder compartir este evento con nuestros hermanos mayores, que ya han recorrido un largo camino en nuestra familia religiosa. ¡Es una autentica experiencia de comunión y de universalidad de la Familia Hospitalaria!
 
¿Qué pueden aportar los jóvenes a los mayores y viceversa?
¡Podemos aportarnos mucho unos a otros! Nosotros podemos aportar el dinamismo de la juventud, una nueva visión de la realidad, un conocimiento del mundo de hoy, que probablemente entendemos mejor que los mayores. Por su parte, los hermanos mayores cuentan con una larga experiencia de vida que les permite dar orientaciones con sabiduría. Esta complementariedad es lo que permite que nuestra Familia Hospitalaria se mantenga viva.
 
¿Cómo ve el futuro de la hospitalidad?
Viendo la realidad de nuestra Orden hoy, y tras estos primeros días de trabajo escuchando los informes de las diferentes regiones, creo que el futuro puede y debe ser encarado de forma diferente. Aunque el objetivo sea el mismo para todos hay que tomar en consideración la realidad de cada región. En África, por ejemplo, tenemos vocaciones, los hermanos están en contacto cotidiano con los enfermos, pero aun somos muy jóvenes porque nuestras Provincias existen desde hace pocas décadas. Escuchando las presentaciones de las demás regiones, vemos que en otros lugares, los hermanos tienen cada vez menos contacto con los enfermos porque están muy atareados con la gestión de los centros y de las comunidades. El desafío es por lo tanto el de encontrar nuevas formas para vivir esta hospitalidad, para humanizar y perennizar nuestra presencia cerca de los enfermos, en todo el mundo.
 
¿Qué es lo que puede favorecer esta presencia, incluso en los países donde hay pocas vocaciones?
Para mi lo ideal sería que se promoviera la movilidad de los hermanos para que donde hay muchos hermanos jóvenes algunos vayan a servir en comunidades donde hay menos y que, viceversa, las comunidades más jóvenes puedan beneficiarse de la experiencia de los hermanos mayores. Sin embargo entiendo perfectamente que es algo difícil de realizar habida cuenta de las diferencias de culturas, lenguas, realidades… Para conseguirlo habría que reflexionar sobre el futuro para que los jóvenes de hoy puedan formarse desde ahora en otros países y tener esta apertura, y recibir la formación adecuada además para el país de misión donde tendrán que vivir más adelante.

Todas estas reflexiones deben ser iluminadas por el discernimiento y la oración. Si nos dejamos guiar por el Espíritu Santo, si confiamos todos nuestros debates al Señor, El nos guiará y nos orientará hacia lo mejor para el futuro de la Orden. La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios existe desde hace varios siglos y estamos aquí hoy precisamente porque nuestros hermanos en el pasado supieron vivir estas transiciones guiados por el Espíritu Santo.