Novedades

 

13 de Mayo: Bendita seas Virgen María

Orden | Mayo 2017

Hoy la Iglesia rememora y celebra los 100 años de la aparición de la Virgen María en Fátima - Portugal, y su revelación a 3 pastorcitos en Cova de Iria.

13 de Mayo: Bendita seas Virgen María

El 13 de mayo de 1917, la Virgen María apareció ante la mirada de tres pastorcitos en Cova da Iria, cerca al pueblo de Fátima en Portugal. Fue la primera de una serie de apariciones que se repitieron los días 13 de cada mes hasta octubre de ese año, en las que la figura de la madre de Jesús les reveló tres secretos.

Estos tres niños pastores que vieron a la Virgen de Fátima eran Lucía dos Santos (10 años) y sus primos Jacinta Marto (6 años) y Francisco Marto (9 años). Los dos últimos, que fallecieron poco después (1919 y 1920) por una epidemia de gripe, fueron canonizados este sábado en Portugal por el Papa Francisco.

El nombre formal de la Virgen de Fátima es “Nuestra Señora del Rosario de Fátima” y su culto fue autorizado en 1930 por el obispo de Leiria. En su honor se alzó el Santuario de Fátima en Portugal, a donde aproximadamente 7 millones de peregrinos van cada año en su honor.


Historia de las apariciones:

Las apariciones del Ángel de Portugal (1916)

En la Portugal rural del 1917 no es inusual el ver a los niños llevando a sus rebaños a pastorear. Esto es lo que los niños de la familia Marto y Santos, todos primos, hacían en estos días. Casi siempre eran Lucía Santos, Francisco Marto y su hermana Jacinta, los que con gusto tomaban esta responsabilidad agradecidos por el chance de estar al aire libre y de jugar mientras las ovejas pastoreaban en silencio. Ellos llevaban a pequeños grupos de ovejas a pastorear en parcelas pertenecientes a sus padres en diferentes partes de la sierra, el altiplano en el que se encontraba el pueblito de Fátima (donde la Iglesia parroquial se encontraba) y Aljustrel (donde vivían los niños). Dos miradores favoritos eran las colinas que miraban a Aljustrel, cerca de un campo llamado Loca do Cabeco (Lugar de la Cabeza) y la Cova da Iria (Enseñada de Irene) a un distancia de Fátima. En estos lugares ocurrieron las apariciones que cambiarían el curso de la vida de estos niños y de la historia del siglo 20.


Apariciones de la Santísima Virgen María (1917)

Casi 8 meses pasaron desde la última aparición del Ángel. Lucía, Francisco y Jacinta continuaron a obrar lo que el ángel les había enseñado, orando y ofreciendo sacrificios al Señor. Lucía tenía ahora 10 años, Francisco nueve en Junio y Jacinta acababa de cumplir siete en marzo cuando el 13 de mayo de 1917, decidieron de llevar sus ovejas en unas colinas que pertenecían al padre de Lucía conocidas como Cova da Iria, o Ensenada de Irene. Fue ahí, solo con una excepción, donde la Santísima Virgen bajo el nombre de Nuestra Señora del Rosario se les apareció en seis ocasiones en 1917, y una novena vez en 1920 (sólo a Lucía).

Tan importante como el lugar y el momento eran la situación a nivel mundial. En esos momentos la Primera Guerra Mundial hacía estragos en Europa, conduciendo a la humanidad a la forma más salvaje de guerra vista hasta el día de hoy. En la lejanía de Moscu, Lenin preparaba la revolución que volcó el orden social Ruso en Noviembre de 1917 y en la que se sumergió eventualmente casi la mitad de los habitantes de esta tierra. Fue en este contexto en el que el cielo intercede por la tierra para proveer el antídoto para los males morales y sociales del mundo – el mensaje de Fátima.