Novedades

 

“Dios no te lleva la contabilidad de los errores que has cometido, tu decides lo que vas a hacer con tu vida”

Venezuela | Diciembre 2016

Compartimos con todos la entrevista realizada a la nueva Gerente General del Hospital San Juan de Dios de Caracas: Lic. Eliana Brazao. ¡Bienvenida!

“Dios no te lleva la contabilidad de los errores que has cometido, tu decides lo que vas a hacer con tu vida”

Por Asunción Cabezas - Caracas

Con una mirada transparente, voz serena y actitud prudente, nuestra nueva Gerente General es una joven fresca que se une a nuestro equipo para darle toda su experiencia y visión. Graduada en la Universidad Nueva Esparta como licenciada en Administración de Empresas Turísticas, Eliana tiene 19 años trabajando en la industria de la salud. 17 años de experiencia en el Hospital de Clínicas Caracas, primero como Gerente de Tesorería y Finanzas y luego como Director de Administración.

Hola Eliana, primero vamos a hablar un poquito de tu vida personal.
Desde niña ¿siempre te gustaron las finanzas?
Yo diría que más bien me gustaron los negocios y el trato con la gente.

¿Cuál era tu gran sueño cuando eras niña?
Soñaba con viajar por todo el mundo. No hay nada más enriquecedor que viajar.

¿Te consideras una romántica empedernida o más bien una mujer práctica?
Yo diría que soy una combinación de las 2 cosas. Pienso que en la vida hay que utilizar la lógica, sin embargo algunas veces hay que dejarse llevar por el corazón y no por la razón.

¿Qué significa para ti Dios? ¿Qué papel ha jugado en tu vida?
Mira yo francamente aunque soy católica, veo la figura de Dios un poco diferente. Yo no creo en un Dios juez, que te lleva la contabilidad de tus errores. Yo creo más bien en un creador , que está por encima de todo. No creo en esa postura cómoda, de achacarle a Dios la responsabilidad de todo lo que nos pasa. “Ayúdate que yo te ayudare”. Trata a los demás como te gustaría que te trataran. Cada uno de nosotros es responsable de lo que hace y también de lo que no hace.

¿El mar o el bosque?
Hay un momento para cada cosa.

¿La noche o el día?
La noche

¿La dieta o vivir la vida sin remordimientos?
Yo me la paso haciendo dieta, pero pienso que la comida es uno de los grandes placeres de la vida , Así que cuando llegue el momento hay que disfrutarla.

El paisaje más bello que has visto.
El Ávila

Tu gran amor.
Mi hijo

Ahora hablemos de tu vida profesional. ¿Qué te hizo inclinarte por el mundo de la salud o fue pura casualidad?
Realmente fue por pura casualidad. Yo estudie turismo, imagínate. Aunque tiene similitud en algunas cosas. Ambas son áreas de atención de servicios, de búsqueda de la calidad, en la satisfacción del cliente.

¿Qué significa para ti esta nueva etapa de tu vida que hoy empieza aquí en el Hospital San Juan de Dios?
Es un gran reto. Es un cambio importante para mí. Yo creo que en este hospital hay un gran potencial para hacer muchas cosas. Muchas personas desconocen lo que hace la Orden Hospitalaria. Hay que trabajar mucho para impulsarlo, para darnos a conocer.

Cuando alguien te hablaba del Hospital San Juan de Dios. ¿Qué te venía a la mente?
La primera vez que vine fue hace muchos años porque tuve consulta aquí con mi oftalmólogo. Yo realmente pensaba que ofrecía un servicio muy limitado. Creía que era básicamente de ortopedia y traumatología. Creía que era un hospital pequeño. No sabía que tenía de 35 especialidades pediátricas.

¿Cuál ha sido la decisión más difícil que te tocado vivir en tu vida de profesional?
Pues irme del Hospital de Clínicas Caracas.

Si volvieras a nacer. ¿De nuevo trabajarías en el mundo hospitalario?
No creo. Me gustaría un área más social, como diplomacia, comunicación social e incluso psicología.

¿Qué sientes al pensar que tus “nuevos jefes” Son discípulos de Dios?
Para mi son seres humamos, exactamente igual a otros, con sus valores y defectos.

Y ahora aprovechando esta oportunidad. ¿Qué mensaje quisieras darle a las personas que forman parte de esta familia Junandediana?
Que cada persona que forma parte de la Institución es importante , independientemente de su rol. Que todos debemos poner nuestro granito de arena. Con estas palabras nos despedimos de Eliana, una mujer joven, de mirada clara y transparente. Que muy probablemente se ha unido a esta familia para aportar toda su experiencia. Y porque no…para comerse el mundo.